13 Jun de 2022

5 razones por las que la toma de decisiones es crucial para un profesional

Toma de Decisiones

Tomar decisiones es una competencia crucial para los negocios de hoy en día.  Los tomadores de decisión marcan el futuro de la humanidad y de la generación actual, siendo una habilidad altamente requerida, pero frecuentemente descuidada en los entornos académicos superiores.  Por lo que en ESI hemos desarrollado todo un programa para desarrollar las competencias de toma de decisión y resolución de problemas al máximo nivel (conoce más de nuestro MBA).

¿Qué es una habilidad para tomar decisiones?

En pocas palabras, mide la capacidad de un individuo para evaluar todos los resultados posibles y elegir la opción más viable y favorable de todas las disponibles. Una de las habilidades directivas de mayor demanda hacia el futuro.

Los factores para tomar decisiones acertadas pueden ir desde la autoestima hasta las experiencias previas ante momentos de toma de decisiones similares. Tratar con estos factores de manera que regular y consciente, ayuda significativamente a evaluar con precisión una situación, analizar los posibles resultados y luego determinar el resultado más favorable.

¿Por qué desarrollar habilidades para tomar decisiones?

Antes de abordar el “cómo” reforzar la habilidad de toma de decisiones de un profesional, primero debemos abordar el “por qué”. ¿Por qué se debería hacer un esfuerzo para desarrollar las habilidades de toma de decisiones cuando otras habilidades parecen más favorables, como el desarrollo de la inteligencia y la comprensión?

  1. Mejora la visión de futuro

Pulir las habilidades para tomar decisiones, permite recopilar la experiencia de forma consciente pudiendo utiliza sus elecciones pasadas y usar esa experiencia para conectar puntos diversos y tomar más y mejores decisiones acertadas.  Con el beneficio de la retrospectiva, un profesional puede afinar sus procesos de pensamiento y tomar decisiones de manera beneficiosa para su vida personal y profesional.

  1. Aplicación de competencias básicas en lo social y lo emocional

Los negocios de hoy en día demandan equilibrio, inclusión y diversidad.  Desarrollar competencias en lo social y emocional permite a las personas tomar decisiones maduras, teniendo en cuenta el interés de todas las partes involucradas junto con todas las preocupaciones morales y éticas, es a lo que se le denomina una toma de decisiones siendo inteligente con sus emociones y en dominio de las siguientes 5 competencias básicas:

  1. Conciencia de sí mismo
  2. Autogestionarse
  3. Asumir responsabilidades por sus actos
  4. Habilidades de relacionamiento
  5. Conciencia Social
  1. Desarrollo de un Liderazgo desde la psicología positiva

La psicología considera la toma de decisiones como el proceso cognitivo que resulta en la selección de una acción posible entre varias acciones posibles. Clasifica el proceso como una secuencia en la forma de razonamiento y atribuye la falta de esta habilidad como un síntoma de la inmadurez de una persona en el desarrollo de capacidades psicosociales, lo cual lleva a la inseguridad y ésta desencadena en factores de autoritarismo y prepotencia.

Estas capacidades psicosociales desarrolladas influyen en la reacción de una persona a factores externos como la presión y exigencias propias del ambiente de negocios. La falta de desarrollo de esta habilidad puede conducir a un “retraso en el alcance de objetivos” y falta de confianza.

  1. Decidir ser decisivo

No es necesariamente el acto de tomar decisiones lo que es tan aterrador, es la incertidumbre de los resultados y las repercusiones de esas decisiones lo que se tiende a temer más. Así como nadie tiene miedo a las alturas, simplemente tienen miedo a caer.

Hay una enorme cantidad de estrés y ansiedad que puede acompañar a tomar decisiones que afectan a otra persona y su bienestar. No se trata de enfrentarse a la “situación” de la toma de decisiones, sino al ser responsables del resultado y de asumir la responsabilidad de las repercusiones de nuestras decisiones.  Por lo tanto, aprender a tomar decisiones requiere de experiencia y práctica constante, para “decidir ser decisivo”, tal como lo fomentamos en los programas de Maestría en Negocios y Maestría en Estrategia Aplicada de ESI.

  1. Mejora la confianza y el asertividad

Existen métodos para mejorar la toma de decisiones y uno de ellos se define mediante 6 criterios básicos para poder estructurar con mayor asertividad las acciones a tomar en entornos de incertidumbre y asegurar mejores resultados.  El marco DECIDE por sus siglas en inglés es un método fácil y aplicable a cualquier entorno.

  • Define el problema. Dar un paso atrás para asegurarse de que realmente comprende el problema en cuestión debe ser la primera prioridad al intentar tomar una decisión.
  • Establecer los criterios. Si está a punto de comprar una pieza de software, ¿cuáles son los criterios? ¿Es precio, gran soporte, facilidad de uso? Enumere todos los factores que desea considerar antes de tomar una decisión.
  • Considere las alternativas. Trate de pasar la cantidad correcta de tiempo en este paso. Demasiado tiempo dedicado a considerar todas las alternativas puede llevar a pensar demasiado y a la parálisis del análisis. Solo asegúrese de haber investigado lo suficiente para tener algunas alternativas sólidas.
  • Identificar la mejor alternativa. Pondera la lista de criterios que ha creado en el segundo paso y califique cada una de las alternativas. Luego, calcule el resultado para ver qué alternativa tiene más sentido según sus criterios.
  • Desarrollar e implementar un plan de acción. Es hora de actuar sobre esa decisión. Especialmente si tienes un estilo de pensamiento maximizador, es importante obligarte a no volver a los pasos anteriores y seguir adelante con la decisión.
  • Evalúa la solución. Para tomar mejores decisiones con el tiempo, examine los resultados y los comentarios que recibe.

¿Qué esperas para desarrollar tus habilidades en toma de decisiones?  Ingresa hoy a un programa de Licenciatura o Maestría en la cual desarrolles las mejores habilidades para gestionar en tu entorno, aún con alta incertidumbre.