25 Ene de 2021

Los 7 momentos del coaching para fomentar el desempeño ejecutivo

El coaching es una herramienta de gran utilidad para fomentar el desempeño ejecutivo, aumentar la competitividad de las empresas y la calidad de vida de las personas que las conforman.  

Utilizado como una herramienta organizacional, puede tener un impacto significativo y positivo en situaciones como el proceso de transición durante el ascenso de puesto de una persona, las discrepancias entre colegas y cuando los líderes desean entender cómo reducir la rotación o retener el talento, entre otras.

Según David Logan, autor de Tribal Leadership, los miembros de una organización tienden a visualizar sus vidas en uno de cinco niveles. Tener esta estructura en cuenta puede ayudar a los ejecutivos para transformar su pensamiento.

Niveles de visualización de la vida organizacional:
  1. Creer que la vida es injusta y, por ello, tener una actitud hostil;
  2. Sentirse infravalorado y culpar a los demás;
  3. Creerse mejor que los demás y basar en ello un sentido de competencia; este es el nivel más común en las organizaciones;
  4. Considerar que todas las personas son valiosas, ello fomenta un sentido de colaboración y equipo;
  5. Pensar que la vida es fantástica; ello fomenta la innovación, el mejoramiento y una visión que favorece el bien común.

El fuerte trabajo del coaching debe identificar el nivel donde se encuentra su pensamiento y trabajar enfocándose en avanzar al nivel superior.

Es por ello, que el proceso de coaching lo constituyen siete “momentos clave”, además de un momento adicional: la gratitud.

Los 7 momentos clave del coaching
  • El primer momento es “olvidarse de todo”. Para ganar perspectiva, hay que reflexionar.  Lo primero es tomar una sana distancia para desarrollar una perspectiva diferente sobre esa misma situación.
  • El segundo es dialogar con el cliente de una manera nueva para él o ella. Esto fomentará que realice descubrimientos sobre sí mismo y su manera de pensar.
  • El tercero, cuando el cliente escucha o se da cuenta de algo por vez primera. Una de las tareas del coach es ayudar al cliente a estructurar y organizar los elementos que forman su contexto y guiarlo para que detecte sus propios pensamientos e ideas.
  • En el cuarto momento trata de aprender a ver las cosas de manera distinta.
  • En el quinto, el cliente llega a “revelaciones o insights” que le permiten ver que es capaz de generar sus propias soluciones y respuestas.
  • El sexto momento fortalece la propia seguridad con base en el autoconocimiento.
  • Y en el séptimo, el cliente cobra conciencia de la situación y de la respuesta a su desafío.

Sin embargo, el agradecimiento es un momento clave en toda experiencia de coaching. Dar las gracias no es una mera cortesía, sino un gesto de salud emocional, mental y espiritual. Expresar agradecimiento marca un momento de comunión y gratitud recíproca entre el coach y la persona que recibió su orientación.

En ese momento se hace recuento de los avances, los logros, los aprendizajes y el camino recorrido.

Por ello, el momento del agradecimiento no establece el término del proceso de coaching, sino que abre una continuación en la que los beneficios obtenidos durante el proceso se amplificarán para beneficiar no solo a quien se desarrolló con la asesoría, sino también a quien lo rodea.

El coaching es toda una experiencia para tanto la persona que lo recibe, como para quien domina su arte, por lo que en ESI enfocamos un programa intensivo relacionado al crecimiento personal fundamentado en el Coaching y cómo a través de esta herramienta potenciar tu entorno y tu vida personal. 

No dejes de visualizar los programas de Maestría y Educación Continua enfocados a este poderoso tema.

Fuente: Los 7 momento del Coaching, Alberto Ribera (2019)