09 Dic de 2020

Transformación de Negocios

Las estrategias no son lineales ni estáticas, su dinamismo se ajusta al ritmo de los negocios, y en este momento la estrategia se relaciona con el ritmo de los eventos que estamos viviendo. 

Un mundo digital e interconectado está dando paso a una nueva realidad y nos permite visionar nuevas formas de hacer las cosas, todo aquello a lo que estábamos acostumbrados cambió dramáticamente sin que incluso el más visionario pudiera prepararse completamente para responder a esta crisis.

Vemos a gigantes tecnológicos fortaleciendo sus infraestructuras porque no esperaban picos tan altos de demanda de la noche a la mañana, observamos a empresas futuristas como Tesla, una organización dirigida por uno de los hombres más visionarios del mundo, actualmente negociando acuerdos de rentas e impagos, ajustándose al entorno que hoy vivimos.

Nuestro futuro viene lleno de elementos diferentes a los que veníamos acostumbrados, y con esto el factor determinante para encararlo es, enfrentarnos a nosotros mismos y tomar sería responsabilidad de lo que vivimos.

Es momento de trazar rutas concretas para alcanzar un nuevo estado de equilibrio e interactuar económica y socialmente de forma que nos permita la sostenibilidad. ¿Qué debemos hacer entonces?

1.      Crear escenarios: 

Los escenarios son necesarios para hacer tangible la situación que se está viviendo y partiendo de ello hacer las estimaciones y ajustes requeridos para accionar planes acorde a cada realidad.  Los escenarios dan capacidad de reacción, rebote y reinvención.

a. Analizar variables rápidamente: ya sea que se posea una empresa, que se piense en función de sostener un trabajo, de encontrar un trabajo, de mantener un emprendimiento, etc.; independiente de todo lo anterior, hay que analizar la situación en la que se encuentra, con una vista honesta y realista.

b. Crear escenarios: Ante la información generada en el análisis de variables crear tres tipos de escenarios:

  • Pesimista (el peor escenario),
  • Medio (sostenibilidad básica) y
  • De Oportunidades (optimista).

Esto aplica organizacional y personalmente, es parte del cómo sostener el hoy y cómo encontrar oportunidades futuras determinantes.

c.  Negociación: Para cada uno de los escenarios que encuentre, es muy probable que deba negociar con muchas partes interesadas, por lo que hay que definir quién o quiénes serán los responsables de llevar a cabo esta función es vital.

 2.      Re-skilling:

Realice un inventario o un FODA de sus capacidades y las de su organización, establezca a donde necesita dirigirse para entender qué conocimientos específicos que puedan generar ventajas competitivas. 

El World Económico Forum ha sido una entidad que ha propuesto desde hace algunos años la necesidad de mejorar las tasas de aprendizaje y del lifelong learning, situaciones que no se vieron necesarias para muchos, hasta que vivimos esta nueva realidad.

Sin embargo, piense con claridad ¿Qué requiere de forma inmediata? ¿Qué capacidades necesita usted y su organización para alcanzar un nuevo estable?

Algunas ideas de las nuevas competencias que se requerirán:

  • Pensamiento, Agilidad y Acción Estratégica
  • Capacidad creativa e innovación
  • Capacidades tecnológicas en diferentes ambientes
  • Análisis de datos para entender el nuevo comportamiento económico y social

Gestione la resiliencia con mucha inteligencia emocional, quizá uno de los factores más importante, requerirá de diversidad de enfoques, modularidad, adaptación, prudencia y medición de riesgos.

 3.      Piense y actúe colaborativamente, sea más humano que nunca

Quizá uno de los aspectos que más se le dificulta al pensamiento empresarial es la colaboración entre sectores, competidores e incluso en hacer coalición con otros profesionales. Sin embargo, la colaboración crea un ecosistema que permite enfrentar problemas. La historia nos enseña que hemos salido adelante de grandes crisis, actuando colaborativamente.  

El mundo ya ha sobrevivido a este tipo de crisis y han surgido genialidades en dichos periodos. Por lo tanto, probablemente la imaginación, es un excelente aliado al actuar colaborativamente, el surgimiento de nuevas actitudes y patrones de conducta nos llevará a una nueva situación de estabilidad.

La capacidad organizativa estructurada que podamos demostrar en este momento puede habilitar la innovación y potenciar oportunidades que podemos pasar por alto.

Estamos creando el futuro indudablemente, sin embargo, este momento requiere de ¿agilidad estratégica o innovación? La respuesta correcta radica en que una conduce a la otra y actúan de forma complementaria. 

Lo que es definitivamente concluyente es que necesitamos adoptar una visión sistémica, en donde entendamos que vivimos en sociedades interconectadas. El efecto de decisiones en cascada nos hace ver nuevas perspectivas y nos obliga a interactuar de formas diferentes.

Debemos innovar y crear nuevamente desde la imaginación, para poder reinventar nuestra realidad, la formación sin duda puede ser un factor determinante para la transformación, los programas de Maestría en ESI pueden apoyarte a alcanzar un nuevo estado de profesionalización el cual te permita transformar y movilizar tu entorno.